Artículo Jurídico

Publicamos a continuación un artículo de Juan Miguel Yribarren de Acha, miembro de la Asociación de Juristas y Profesionales del Derecho San Raimundo de Peñafort, publicado en la revista digital “Letras de Parnaso” y dedicado a José Castán Tobeñas en el aniversario de su fallecimiento.

Animamos, además, a los asociados a enviarnos artículos o comentarios para ser publicados en nuestra web, preferiblemente sobre temas de actualidad con un máximo de 1.500 palabras, en formato Word y siempre en torno al derecho y sus profesionales.

La Asociación se reserva el derecho a decidir sobre la publicación de los originales recibidos.

UN  GRAN  JURISTA

Su nombre José Castán Tobeñas. Su curriculum impresionante: Magistrado y Presidente del Tribunal Supremo, catedrático de Derecho Civil, Procurador en Cortes, miembro de las Reales Academias de Jurisprudencia y Legislación, y de Ciencias Sociales y Políticas, miembro del Instituto de Derecho Procesal y de la Comisión de Codificación, Doctor en Derecho con Premio Extraordinario, Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort, Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, Gran Cruz de la Orden de Carlos III, Medalla al Mérito en el Trabajo y Consejero del Reino.

Se casó con Doña Dolores Vázquez y tuvieron un único hijo: Jose Maria Castán Vázquez, que se inclinó por la carrera fiscal.

La saga seguiría con María Luisa Marín Castán, Profesora titular de Derecho Natural y Filosofía del Derecho, y con Francisco Marín Castán, Presidente de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo. También continuó la saga con Fernando Marín Castán, hermano del anterior, procedente del Cuerpo Jurídico Militar seleccionado para ocupar la plaza  en la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo, ambos nietos del gran José Castán Tobeñas.

Con ello la palabra Castán ha ingresado entre la élite de la justicia española. Es imposible mejorarla.

Desgraciadamente no vería salir a la luz su obra póstuma “Los derechos del hombre “, falleciendo en Madrid el día 10 de junio de 1969.

No obstante el gran éxito que ha tenido la citada obra, la que ha tenido más difusión y que en mi opinión es su obra magistral  ha sido “Derecho Civil Español, Común y Foral”, en cinco tomos: I.- Introducción y parte general; II.-Derecho de cosas; III.- Derecho de obligaciones; IV.- Derecho de Obligaciones, las particulares relaciones obligatorias; y V.- Derecho de familia, relaciones conyugales, paterno-filiales y tutelares.

La mencionada obra ha sido el faro y guía para la mayoría de juristas, entre los que me cuento, obra imprescindible de estudio y consulta. Su profundidad y a la vez su sencillez, hacían fácil su lectura y comprensión.

Quiero destacar de esa obra el índice, que también podría llamarse guía o apunte, porque desglosa de manera perfecta lo principal de lo que no lo es  tanto, las divisiones y subdivisiones  de cada materia ya te van avisando de cómo se deben estudiar.

A pesar de los muchos años transcurridos desde que la Editorial Reus publicó cada tomo entre los años 1954 y 1966, sigue siendo texto obligado en la biblioteca de cada jurista. La literatura jurídica y en concreto la civilista  no sería lo mismo sin esta obra, que ha sido imitada pero nunca mejorada, solo actualizada por otros civilistas.

El autor de estas líneas guarda con orgullo en su biblioteca, encuadernados en piel, ya amarillentas las hojas y mate los rótulos dorados y su piel, todos los Tomos de tan extraordinaria obra.

Don José Castán Tobeñas  publicó otra obra de gran interés: “Hacia un nuevo Derecho Civil “, en la que recomendaba ir preparando una reforma total del Derecho Civil adaptada a las necesidades y al paso de los años.

En 1952 publicó “Los derechos de la personalidad”, con referencia a esos derechos. Todos los derechos son humanos, como bien dice en su obra, que finaliza con un interesante Apéndice.

Y ya jubilado comenzó a preparar la que sería su obra póstuma titulada “ Los derechos del hombre”, que obtendría el Premio March para  la conmemoración del Año de los Derechos Humanos . Y sería su hijo, José Marí Castán Vázquez, quien actualizaría con gran acierto la obra en su tercera edición.

El maestro Castán Tobeñas, fallecido cuando le faltaba un mes para cumplir 80 años, ha sido una persona  nacida para el Derecho. La obtención del  Premio Extraordinario, tras una carrera brillante, en el Doctorado, era el anuncio de hasta donde iba a llegar. Estudiadas con rigor científico sus obras, demuestran su profunda preparación y conocimientos en materia civil.

Fue una persona muy responsable de sus actos y un gran profesional del Derecho.

A los 52 años de su fallecimiento, valgan estas líneas como el más modesto homenaje a este gran jurista de quien ya ha cumplido las Bodas de Oro en la Abogacía  y que siempre ha sentido gran admiración por tan insigne hombre de letras.

Hasta siempre, maestro y compañero.

J. M. YRIBARREN DE ACHA.

Abogado, Escritor y Académico